Wowtrip, la experiencia de un viaje sorpresa por Europa

Wowtrip

Nos ha encantado la idea de realizar un viaje sorpresa, nosotras somos de las que si pensamos algo lo hacemos rápido  y sin pensar para no cambiar de idea. Estábamos muy agobiadas y necesitábamos un viaje y por ello tras leer muchos foros de internet decidimos elegir Wowtrip para nuestro viaje.

Nuestra elección se basó en que tras leer algunos foros donde ponía que algunas empresas de la competencia de Wowtrip, ofertaban hoteles que no merecían la pena y de muy mala calidad y distancia al centro de la ciudad, leímos que Wowtrip ofrecía muy buena calidad-precio y decidimos probar.

Esta empresa superó nuestras expectativas cuando llegamos al destino, estamos muy contentas de haberles elegido.

El destino es totalmente sorpresa, tras reservar Wowtrip te manda un correo. Nosotras descartamos 6 sitios, el primero es gratis y el resto se va incrementando el precio en 5€ por persona por cada destino descartado.  Además si vuelves a reservar otro viaje sorpresa en nuestro caso Frankfurt, nos saldría descartado gratuitamente. El fin de semana que elegimos tenia un precio de 190€ por persona de 2 noches y 3 días, si lo reserváis con mucho más tiempo puede salir por 150€.WowtripDescubrimos nuestro destino en el aeropuerto, ninguna de las dos habíamos estado en Frankfurt y nos hacia mucha ilusión.  Esta ciudad no parecía tener demasiados atractivos para el turista, juntas empezamos a averiguar que visitar en Frankfurt. Y encontramos un puñado de cosas que convierten a esta ciudad en un destino perfecto para un fin de semana.

Una vez que ya sabes el destino, puedes descargarte toda la información de vuelos, tarjetas de embarque, el hotel y dirección desde su web. También puedes encontrar una guía muy completa con todo lo que puedes ver en tu ciudad de destino. En el vuelo nosotras fuimos leyéndonos toda esta información y planeando el fin de semana.

Wowtrip

Respecto al hotel, siempre serán hoteles de 3, 4 y 5 estrellas. En nuestro caso fue este que os enseñamos y era de 5 estrellas, sin duda nos encantó porque no le faltaba de nada. Nos entraba el desayuno con buffet libre y en la habitación teníamos cafetera con un gran surtido de cafés y tes  y 2 botellas de agua de cortesía del hotel. Su localización era muy buena estando a 800 metros el centro de la ciudad, muchos restaurantes, tiendas y la zona de fiesta.

Los vuelos son inmejorables ya que para aprovechar el viaje al máximo. el vuelo de ida fue a las 07:15 con AirEuropa y el de vuelta a las 19:30h con Latam (compañía que no conocíamos y que nos encantó).

Que visitar en Frankfurt

Conocida popularmente como «Mainhattan», haciendo referencia al río que la cruza, esta ciudad es la sede de una de las mayores bolsas europeas y del Banco Central Europeo. En ella se celebran algunas de las más importantes ferias comerciales del mundo.

La mayoría de los lugares que hay que visitar en Frankfurt están en su Altstadt o centro histórico. Y al resto de sitios de interés turístico en la ciudad se puede llegar casi siempre andando. O bien utilizando el cómodo servicio de transporte público para alcanzar algún lugar más alejado.

Römerberg

Sin duda esta plaza de uno de los lugares que visitar en Frankfurt. La ciudad quedó destruida tras la Segunda Guerra Mundial. Y esta plaza fue reconstruida en parte con edificios de entramado de madera y tejados a dos aguas. Una recreación que permite imaginar como debía ser esta plaza, e incluso la ciudad, antes de la guerra.

Wowtrip

En la plaza hay dos fuentes. La más famosa de ellas es la Fuente de la Justicia, en el centro de Römerberg. Sin embargo, al igual que otros muchos lugares del centro de Frankfurt, encontramos que la fuente estaba siendo restaurada. La segunda de las fuentes de la plaza es la de Minerva. Esta fuente es una sencilla columna de piedra arenisca coronada por una estatua de Minerva. Para verla hay que ir hacia las casas del lado este de la plaza. Pero os aseguro que la fuente pasa casi desapercibida.

Otro de los lugares que se pueden visitar en Römerberg es la Iglesia de San Nicolás(Alte Nikolaikirche). Es una de las pocas estructuras del Altstadt que sobrevivieron a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sus muros blancos y su única torre dominan la parte sur de la plaza. Su interior es austero, con varias sepulturas. Es el templo protestante más antigua de la ciudad, aunque durante el siglo XV sirvió como almacén, volviendo a recuperar su función como iglesia en el siglo XVIII. Se puede visitar de forma gratuita.

Römer

El edificio del Ayuntamiento es el que da nombre a la plaza más bonita que visitar en Frankfurt. El edificio ocupa parte del lado oeste de Römerberg y enseguida se le reconoce por las banderas de su fachada. El antiguo ayuntamiento está formado por tres edificios del siglo XV. Todos tienen el tejado a dos aguas con la parte frontal escalonada. Es sin duda uno de los elementos más característicos del edificio.

Era en este lugar donde se celebraba la coronación de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Hoy en día se puede visitar la Kaisersaal. Una gran sala con bóveda de cañón y grandes ventanas a la plaza. Las paredes de esta sala está decoradas con retratos de esos emperadores, entre los que se encuentra el de Carlos V. Para llegar a esta sala hay que rodear el ayuntamiento por la izquierda. Se accede a un patio (que nosotras encontramos en obras) y desde allí una bonita escalera lleva hasta la entrada a la sala. El precio del acceso es de 2 euros. Está abierta al público de 10:00 a 13:00 horas y de 14:00 a 17:00. Cierra si hay algún evento.

Wowtrip

Eiserner Steg

Este puente peatonal de hierro sobre el río Meno es sin duda uno de los lugares que visitar en Frankfurt. Fue construido originalmente en 1868 y reemplazado en 1912 por una construcción ampliada. Esta fue destruida en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Pero ya estaba de nuevo en pie en 1946, aunque el aspecto actual data de su última reconstrucción en 1993. Se puede acceder a él por escaleras, rampas e incluso en ascensor.

Merece la pena pasear por este puente por las vistas que ofrece del río y de la ciudad y que conecta el centro de Frankfurt con el distrito de Sachsenhausen.

Este distrito es una visita obligada ya que en él se encuentran muchos bares y restaurantes baratos y con comida típica, y también encontramos la zona de fiesta de la ciudad, apta para todos los gustos tanto si queréis ir de tranquis como si queréis salir a tope.

Wowtrip

Y como en Frankfurt no podía faltar un puente lleno de candados, los encontraréis en este lugar.

Wowtrip

Goethe-Haus

Entre los lugares que hay que visitar en Frankfurt está la casa del poeta Johann Wolfgang von Goethe.

La que fue su residencia natal quedó totalmente destruida en la Segunda Guerra Mundial. Solamente se salvaron sus bodegas. Sin embargo la casa ha sido reconstruida con mucho acierto. El recorrido por la casa conduce al visitante desde la cocina y el comedor de la planta baja hasta la recreación de la habitación en la que vino al mundo Goethe en la segunda planta. Durante el recorrido se pueden ver la biblioteca, la habitación de su hermana Cornelia o la sala de música. De las paredes cuelgan retratos de la familia del artista.

La decoración de la vivienda corresponde a la que tenían las casas de la alta burguesía de la época, finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Otro de los elementos más atractivos de la casa es la gran escalera que lleva desde la planta baja al tercer piso. En los pisos inferiores la barandilla es de forja, con las iniciales de los nombres de los padres de Goethe. Toda la información para la visita de esta casa la podéis encontrar en la web de Goethe Haus.

Alte Brücke

Si bien este puente no tiene el encanto del Eiserner Steg, lo que si os podemos garantizar es que desde él desde se consiguen las mejores vistas de Frankfurt. Anteriormente hubo en este mismo lugar un puente de piedra que desapareció en marzo de 1945 debido a los bombardeos aliados.

Hoy el puente en general no presenta mayor interés que las vistas que regala. Desde el lado que mira al oeste se puede ver la torre de la Catedral, parte de los tejados de Altstadt y al fondo los rascacielos de Frankfurt, entre los que sin duda destaca la Main Tower.

Main Tower

Esta torre de más de 200 metros de altura es uno de los lugares que hay que visitar en Frankfurt. En lo alto hay un mirador que permite disfrutar de una vista diferente de la ciudad. Las vistas son increíbles, el precio de la subida son 7,50 euros.

Wowtrip

Kaiserdom

La Catedral Imperial de Frankfurt, dedicada a San Bartolomé, es otro de los edificios que hubo que reconstruir tras la Segunda Guerra Mundial. Poco quedó del templo que comenzó a edificarse en el siglo XIII. Pero hoy en día, la torre de esta iglesia de arenisca roja domina el casco antiguo de la ciudad y es el templo más grande de la ciudad.

El acceso a su interior es gratuito. Una vez dentro, no hay que perderse algunas de las lápidas funerarias que adornan las paredes, ni dejar de entrar a la Wahlkapelle. Esta situada al final de la nave derecha y en ella fueron coronados varios de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico.

Uno de los lugares que merece la pena visitar en Frankfurt es el mirador de la torre de la Catedral. Cierto es que la subida no es apta para todos. Hay que subir 328 escalones que en algunos tramos forman una estrecha escalera de caracol. Allí se juntan los visitantes que suben y bajan. Pero una vez arriba uno se da cuenta de que el esfuerzo ha merecido la pena.Wowtrip

Tras dos días recorriendo la ciudad, el tercer día de nuestro viaje decidimos visitar una ciudad vecina llamada Heidelberg, esta considerada una de las ciudades más bonitas de toda Alemania, para llegar hasta allí viajamos en Flixbus por unos 5-7€ la ida y 5-7€ la vuelta, además los horarios son muy buenos y tardamos en torno a 1.30horas.

QUE VER EN HEIDELBERG EN UN DIA.

CIUDAD VIEJA DE HEIDELBERG O ALTSTADT.

Empezamos nuestra día en Hidelberg tomando la calle Hauptstrasse que es el más comercial de la ciudad y que se alarga más allá de un kilómetro y medio, hasta la Karlstor, la puerta de la ciudad. En esta calle peatonal no sólo encontramos franquicias, sino también preciosos comercios locales, situados muchos de ellos en construcciones centenarias, varias iglesias y palacios, muchos restaurantes y como no puede ser de otra manera en Alemania, varias cervecerías.

Wowtrip

Durante nuestro paseo por casi los dos kilómetros de la Hauptstrasse y por las calles laterales que confinan, no paramos de sorprendernos, de tantos rincones que hay que ver y descubrir. Uno de los primeros edificios imponentes de la calle más bonita de Heidelberg es la conocida como Haus zum Reisen o Casa del Gigante que era la vivienda del general Von Veningen, personaje que encontramos en una hornacina de la fachada y que data de principios del siglo XVIII. Poco más adelante encontramos la iglesia de la Providencia, que destaca por su campanario en forma de bulbo de cebolla. Data de mediados del siglo XVII, aunque fue destruida pocos años después durante la guerra contra Francia, por lo que tuvo que ser reconstruida en 1700. Su interior neo-renacentista es austero, de modo que lo que más destaca es su órgano, el más antiguo de la ciudad de Heidelberg.

Poco después, a mano izquierda encontramos el edificio del Palacio Morais, que es la sede del Museo del Palatinado, dedicado a la historia local y del arte.

Heidelberg no sólo es una de las ciudades más bonitas de Alemania sino que además es la sede de una de las Universidades más antiguas y más prestigiosas del país. En esta zona encontramos los edificios de la Alte Universitat (barroca), de la Neue Universitat (del primer tercio del siglo XX) y sobre todo, el bonito edificio de la Biblioteca Universitaria, que es de los más destacables que hay en Heidelberg. Entramos libremente y también en la cárcel universitaria, donde parece que los estudiantes más desobedientes se podían pasar una buena temporada.

Muy cerca encontramos el edificio de la antigua iglesia de los jesuitas, convertida actualmente en museo de arte Sacro. La fachada barroca nos muestra uno de los edificios más imponentes de la ciudad y que data del siglo XVIII.

Wowtrip

Casi frente de la Haus Zum Ritter entramos en una de las iglesias más bonitas de la ciudad, la Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo. Se trata de una iglesia de planta gótica que fue construida en el lugar donde ya existía una iglesia basilical románica. La iglesia data del siglo XII y su interior es también bastante austero, aunque destaca en la nave izquierda, el sepulcro del príncipe Ruprecht y de su mujer. Se puede subir a la torre gótico-barroca, aunque nosotras no subimos ya que íbamos a subir al castillo.

Wowtrip

La iglesia del espíritu Santo está situada en la hermosa Plaza del Mercado, donde encontramos en el centro, una fuente con una estatua de Hércules, del siglo XVI y el ayuntamiento o Rathaus (donde está la oficina de turismo); pero aún es más bonita la plaza que encontramos poco más allá, la Karlsplatz, que destaca sobre todo, por las preciosas vistas que del castillo se tienen desde esta plaza.

Wowtrip

Castillo de Heidelberg

Pero si Heidelberg es conocida por ser una de las ciudades más románticas y bonitas de Alemania probablemente sea por culpa del castillo que domina la ciudad. Y eso que no se trata ni de un castillo en buen estado, ni de un castillo que tenga un interior suntuoso. Pero probablemente el hecho de que los franceses lo dejaran prácticamente en ruinas a finales del siglo XVII lo hace aún más romántico.

En origen, el Castillo de Heidelberg data de principios de siglo XV, en época en que el Príncipe Elector era Ruprecht III. A lo largo de los siglos, el castillo fue ampliado, por lo que la construcción era una sucesión de estilos. Todo ello quedó parado con la guerra contra Francia, de finales del siglo XVII, cuando el castillo sufrió muchos desperfectos que ocasionaron que ninguno de los intentos posteriores de remodelación pudieran ser llevados a cabo.

Entramos al castillo después de subir hasta su altura en funicular. Los torreones, los fosos, las destruidas murallas… todo es imponente y su estado de conservación no le resta nada de interés. Desde la explanada del castillo, antes de entrar en el mismo, se disfruta de alguna de las mejores vistas de la ciudad, que se extiende a los pies de la colina.

WowtripWowtrip Wowtrip

Visitado el castillo de Heidelberg volvemos a la ciudad, nuevamente en funicular, para hacer camino hacia el Puente Viejo de Heidelberg, otra de las construcciones que ha hecho de Heidelberg una de las ciudades más bonitas de Alemania.

Puente viejo de Heidelberg

Es el nombre con que todo el mundo conoce el puente que oficialmente recibe el nombre de Puente de Carlos Teodoro, en honor del Príncipe Elector de mediados de siglo XVIII, que tuvo un reinado, al parecer, cuajado de éxitos y al que se atribuye un gran mérito en el desarrollo económico, pero también cultural, de la Alemania del siglo XVIII.

Es este puente, uno de los iconos de la ciudad y monumentos más destacados que ver en Heidelberg. Se trata de una construcción de piedra sobre el río Neckar, que fue mandada construir, en 1786, por el Príncipe Elector del que recibe el nombre, en el mismo lugar donde ya había habido dos puentes. De hecho, el anterior había quedado destruido pocos años antes, por culpa de unas inundaciones, por lo que se decidió que el nuevo puente sería construido en piedra.

Wowtrip

Es uno de los puentes más bonitos de Europa, con su característico color rojizo, como muchos de los edificios de la ciudad de Heidelberg, y con su bonita puerta de entrada, en el extremo que da a la Ciudad Vieja, construida casi a modo de Arco del Triunfo, utilizando dos torres anteriores.

Nos ha encantado la experiencia y esperamos repetir ¿Y tú?.

Os dejamos el link a Wowtrip para que reservéis vuestro viaje sorpresa.

 

Besitoos

Con tu comentario nos ayudamos todos